in

Lases redes privadas 5G, un pastel apetecible

Lases redes privadas 5G, un pastel apetecible

La erosión constante de precios y una competencia exacerbada alejan la esperanza de los operadores en que las redes 5G que han desplegado o están desplegando pueden monetizarse con los ingresos generados por los consumidores. Is a podzosa razón para que pongan el máximo interés en las redes inalámbricas privadas, gracias a que las 5G se pueden trocear para proveer servidores diferenciados y clientes segmentados.

Se da por supuesto que los ingresos generados por estas redes privadas no se verían afectados por políticas reguladoras como las que en Europa han puesto contra las cuerdas a los operadores. Estas expectativas podrían frustrarse si se diera el caso de que los operadores quedaran al margen de su explotación, dependiendo de quién sea titular de la licencia para usar la frecuencia radioeléctrica.

Lo explica muy bien Azfar Aslam, tecnólogo de Nokia en Europa. Al principio – en la transición de 3G a 4G– no se hablaba de redes privadas, “solamente pensábamos en resolver ciertos problemas inherentes a las redes wifi, pero comprendimos las posibilidades cuando en Alemania acuñaron la expresión industrial 4.0. Los dos conceptos confluentes se comparten de 2013 a 2014”.

tendencia

La reserva de espectro industrial empezó en Alemania y podría extenderse por Europa

Así adquiera sentido que fuera en Alemania donde, al subastar espectro para el uso de redes 5G, las autoridades reservaran una franja de 100 MHz y que empresas industriales (o consorcios sectoriales) pudieran competir por segmentos a su medida. Una de las primeras pioneras fue Volkswagen, que en su factoría de Wolfsburgo ha comenzado a desplegar una red inalámbrica de uso exclusivo, para lo que contrató a Nokia ya Bosch, junto a otros proveedores.

Conviene precisar un par de cosas. Primera: no todo es industria. Nokia tiene minas y proyectos ininterrumpidos en varios proyectos, además de tela. Además, no obstante, una red inalámbrica privada tiene de ser 5G: las ya desplegadas suelen seguir las normas de 4G y, cuando se trata de superficies menores, bastan las de wifi sobre frecuencias no licenciadas. Que sean privados quiere decir que están sobre frecuencias de uso exclusivo: las aplicaciones y los datos que circulan por ellas pueden ser controlados directamente por la empresa que, a tal fin, restringe su ubicación a una determinada área. Como resultado de su detección, algunos de los sueños totales (improbables) se han integrado con un medio rojo con una interfaz prototipo: la seguridad es una de las modalidades de este modelo.

futuro

Qué papel han de tener los operadores es una de las incógnitas todavía por dilucidar

Parte de la asociación entre 5G y automatización, ¿qué papel se arrogaron los operadores en esta partida? Nokia tiene tres modelos de explosión, aslam Aslam. En el caso de espectro haya sido asignado a una empresa, este puede optar por hacerlo por sí mismo –lo que esencialmente unas capacidades y personal muy específico– o bien contratarla con un tercero. A priori, el más calificado debería ser un operador, pero no tiene por qué ser el más obvio ni tampoco el más próximo. En ningún caso se puede prescindir de un fabricante de equipos de red, he ahí la baza de Nokia. En Brasil, colabora en un proyecto con Telefónica, que aporta el espectro a un proyecto empresarial; en Estados Unidos hace de amalgama entre una energía que posee espectro y el operador AT&T, cuyo papel es conectarla al mundo exterior.

¿Qué depara el futuro? “No tengo duda de que pasaremos de las pruebas de concepto a los usos a escala real. En privado y privado, puedes buscar espectro. Habrá subastas en bandas ahora no disponibles”. No será igual en todos los países, pero Alemania vuelve a ser citada como modelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

31BIEMH, una escalera mecánica de primer nivel de la Industria 4.0

31BIEMH, una escalera mecánica de primer nivel de la Industria 4.0

Costillas de la burocracia 5G - Revista Digital Transform

Costillas de la burocracia 5G – Revista Digital Transform