in

The empires acuden a er ER para cubrirse ante cierres de emergencia

The empires acuden a er ER para cubrirse ante cierres de emergencia

Las empresas más afectadas por el paro del transporte, que imposibilita o dificulta en extremo la producción y distribución, han vuelto sus ojos de nuevo a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como mecanismo con el que cubrirse ante la nueva emergencia. El miércoles, envíos filiales de Europastry y Celsa ya solicitaron la suspensión de los contratos de algo más de 400 trabajadores. Y este jueves fueron otros los que se movieron en la misma dirección. La minera asturiana Orovalle, aduciendo causas de fuerza mayor, solicitó un ERTE para 190 trabajadores, el 40% de la plantilla, por no contar con los suministros necesarios para la producción. La maderera gallega Finsa, con cuatro plantas, solicitó el jueves otro ERTE para más de 1.000 trabajadores que estará en vigor, en principio, hasta el 30 de abril.

En función de la fuerza del paro, la incidencia se multiplica. En Galicia o el norte, el impacto es mayor que en el centro o en comunidades como Aragón, la Comunitat Valenciana o Catalunya. En el sur, las complicaciones a causa del paro son también importantes y la asociación empresarial Alimentos de Andalucía Landaluz cifró este jueves en 1.000 millones las pérdidas para el sector por las casi dos semanas de bloqueo. En declaraciones a Efe el secretario general de Landaluz, Miguel Ángel Jiménez, explicó que a las fábricas no les está llegando materia prima y que –como dijo Pastas Gallo el martes– ya no tienen más capacidad para almacenar productos, por lo que recurrirán a los ERTE si se prolonga la situación.

Nuevas compañías se suman a los ajustes temporales de empleo por la imposibilidad de producir o vender

En Euskadi, la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, calificó el momento actual como extremely grave y urgió al Gobierno a tomar medidas de forma urgente. Preguntada por la viabilidad de que se asista a mecanismos de ajuste en las plantillas, sospecha que no serán “generalizadas”, aunque admita que podría ser necesario recurrir a los “ERTE de fuerza mayor en situaciones concretas, de forma quirúrgica en sectores o elementos que se están viendo muy afectados”.

Las suspensiones temporales de empleo apuntan a una nueva escalada justo cuando hayan tocado mínimos tras la explosión de principios del 2020 y el paulatino descenso de los dos últimos años. Randstad Research resaltó el jueves que durante febrero de este año se registraron 115.311 profesionales acogidos a ERTE, la cifra más baja desde que se puso en marcha este instrumento por la culpa de la pandemia. Ahora todo apunta a que se verá incrementado tras los últimos acontecimientos acaecidos en la industria por las consecuencias de la guerra, los nuevos problemas en la cadena de suministro y el paro de los transportistas.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo y Economía Social paree apostar claramente por este mecanismo de ajuste, ya que estudia medidas similares a las adoptadas durante la pandemia, entre ellas la prohibitioniion de los despidos objetivos, como parte del Plan de Respuesta al Impacto al Impacto la Guerra que prepara el Gobierno, según dijeron las fuentes de la cartera de Yolanda Díaz a Europa Press. Trabajo reconoce que la prohibitioni los despidos objetivos duro durante la pandemia y por eso ahora se está viendo de nuevo la factibilidad de recurrir a esta medida. La cuestión es si el paro de los transportistas se considerará una causa de fuerza mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orange y Vodafone comparten la primera entrada en el Mobile Network Benchmark España de 2022

Orange y Vodafone comparten la primera entrada en el Mobile Network Benchmark España de 2022

samsung galaxy buds 3

Samsung Galaxy Buds 3: Todo lo que necesitas saber